BillMcGaughey.com
 
 
Alerta: Esto es una traducción automática del inglés de Babelfish. Puede haber inexactitudes.
 
 




   de nuevo a: Autor de horas más cortas del trabajo y de la regulación comercial humana

Historia política y financiera de México antes de la aprobación del TLC:

Los eventos críticos en la década de 1980 que socavó la posición de la mano de obra





El pasado político de México ha sido turbulenta. Durante la larga dictadura de Porfirio Díaz, los inversionistas extranjeros, principalmente estadounidenses, de propiedad del 77% de las industrias de México y casi todas sus minas y petróleo, instalaciones de producción. Cuatro quintas partes de toda la tierra agrícola es propiedad de 834 propietarios.

La Revolución Mexicana de 1910, encabezada por Emiliano Zapata y Pancho Villa, regresó de las tierras comunales o ejidos, a los campesinos. La nueva Constitución, escrita en 1917 prohíbe la propiedad extranjera del petróleo y otros recursos minerales y la protección de los derechos de los trabajadores industriales.

México experimentó un período de inestabilidad política a raíz de una rebelión católica en la década de 1920. Un cristiano fanático asesinó al Presidente Alvaro Obregón, en julio de 1928. Debido a que el líder del estado apoyado por los sindicatos, la CROM, fue implicado en el asesinato, el gobierno retiró su apoyo a esta organización y se vino abajo. Comercio varios nuevos grupos sindicales fueron creados.

Mientras tanto, se produjo una escisión dentro del partido en el poder político entre el ex presidente Plutarcho Elías Calles y el recién elegido presidente Lázaro Cárdenas. Los dirigentes de varios sindicatos formaron un "Comité de Defensa Proletaria" para apoyar a Cárdenas.

Después de derrotar a Calles, el Presidente Cárdenas reorganizó el partido en el poder y se unieron a los sindicatos que habían apoyado a él en la lucha para formar la Confederación de Trabajadores Mexicanos (CTM). Para mantener el trabajo llegue a ser demasiado poderoso, Cárdenas creó un sindicato independiente para los agricultores y pequeños propietarios, y otro para los empleados públicos. A continuación, se fusionaron estos diferentes grupos en el partido gobernante.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el gobierno controlado por los sindicatos en México firmaron un pacto con los grupos de gestión se comprometen a no hacer huelga. El Gobierno de los EE.UU., que necesitan reemplazos para los estadounidenses que se habían redactado en la guerra, reunió a miles de trabajadores mexicanos a Estados Unidos a realizar trabajos agrícolas en virtud de los braceros del "programa". Este programa duró desde 1940 hasta 1965. Expuso a los mexicanos a las ventajas económicas de la vida en los Estados Unidos y se exponen los empleadores EE.UU. para las recompensas financieras de emplear mano de obra barata mexicana.

En 1965, el gobierno mexicano estableció el Programa de Industrialización de la Frontera Mexicana para absorber a los trabajadores braceros terminado de regresar a México. Bajo este acuerdo, las empresas pueden construir fábricas en los 12,5 kilómetros de ancha franja de tierra que se extiende a lo largo de la frontera con los Estados Unidos y la importación de bienes de capital o primas o semielaborados para su uso en estas fábricas libres de impuestos. Además, los extranjeros se les permite tener una participación mayoritaria. A cambio de estas concesiones, el gobierno mexicano requiere que el 100% de los bienes producidos en las fábricas de la frontera de ser exportados a los Estados Unidos o enviado a otro país.

El Gobierno de EE.UU. respondió a este programa al permitir que el metal y otros productos fabricados fuera de Estados Unidos para volver a entrar al país con un arancel aplicado sólo en la parte de valor añadido del producto. La exportación de la producción de las fábricas se volvieron conocidas como maquiladoras.

Programa de México de la industrialización se centró originalmente en el mercado interno. Los principales sectores de la industria, incluido el aceite, servicio telefónico, y las compañías aéreas eran estatales. La agricultura sufrió una transformación de la producción en pequeña escala en las tierras comunales de la agricultura especializada de mayor tamaño, las tierras de propiedad privada. Los fertilizantes químicos se han introducido. Muchos campesinos, expulsados de la tierra, se fue a trabajar en las ciudades.

Con el objetivo de la autosuficiencia económica, el gobierno mexicano limita la propiedad extranjera de las empresas y las empresas nacionales protegidos con aranceles elevados. Al mismo tiempo, sin embargo, la economía mexicana sufrió lo que algunos han denominado una "integración silenciosa" con la economía de EE.UU.. Muchos mexicanos cruzaron la frontera con EE.UU. para buscar oportunidades de mejor empleo. México sigue importando grandes cantidades de bienes de capital de los Estados Unidos, aumentando así su dependencia de los productos hechos en Estados Unidos.

A pesar de las limitaciones a la propiedad extranjera de las empresas, los estadounidenses en 1970, controlaban más del 50% de automóviles de México, química, minería, caucho, tabaco, ordenador, y las industrias farmacéuticas. Sin embargo, la economía mexicana estaba en auge. el ritmo de la industrialización recogió alrededor de 1955. PIB de México creció a una tasa anual promedio de 6,5% para los próximos tres decenios. El salario real aumentó constantemente. Se hablaba de un "milagro mexicano".

A todo el mundo "crisis del petróleo" se produjo en 1973, como productores de la OPEP conspiraron para aumentar el precio del petróleo. De repente, los reyes árabes, jeques y emires fueron inundados de los fondos que necesitan para ser invertido o gastado. Los bancos de EE.UU. con los que grandes cantidades de dinero fueron depositadas necesarios para reciclar los "petrodólares" de alguna manera rentable.

Los préstamos a los gobiernos de América Latina fueron de álamo con banqueros internacionales en la década de 1970 debido a que sus países tenían una historia de crecimiento rápido y sostenido y de los gobiernos gravar el reembolso completo subyace autoridad. Además, las tasas de interés, comisiones y honorarios por dichos préstamos eran bastante altas. Así, en los "go-go" años de la banca internacional, los EE.UU. y otros bancos extranjeros presionado préstamos adicionales a México. Su deuda a largo plazo aumentó de US $ 5,9 mil millones en 1970 a 88,7 mil millones dólares en 1988.

El gobierno mexicano utiliza el producto de los préstamos para financiar proyectos de desarrollo que a menudo implicaba la compra de bienes de capital y mano de obra cualificada procedente de los Estados Unidos. Frente a la inquietud popular, que también gastó dinero en programas de servicio social. Empresariales de México y la élite política desnatado grandes sumas de dinero, que a menudo eran transferidos a bancos extranjeros para su custodia. Se estima que en 1990 más de $ 60 mil millones habían huido del país de esta manera.


Vivir a la sombra de la deuda

Como la carga de la deuda de México a caballo, también lo hicieron los pagos de intereses a los bancos extranjeros. Los pagos anuales de la deuda a largo plazo aumentó de US $ 283 millones en 1970 a 7,6 millones de dólares en 1988. Se hizo necesario que el gobierno mexicano para pedir prestado fondos a corto plazo del Fondo Monetario Internacional y los bancos comerciales a pagar los intereses.

FMI diferentes se produjo una crisis en 1976 cuando el gobierno de López Portillo se vio obligado a cumplir las condiciones impuestas para el endeudamiento continuo, que incluye control de los salarios, la devaluación del peso, y los recortes en el gasto público. Después de que el gobierno de Portillo anunció que México tenía reservas de petróleo más grandes de lo esperado, el crédito bancario volvió a ser abundante. El precio del petróleo subió en la década de 1970, dando a los líderes mexicanos un sentido renovado de confianza. Continuaron pedir prestado.

En 1982, sin embargo, los precios del petróleo se desplomaron, mientras que las tasas de interés se mantuvieron en niveles históricamente altos. Los ingresos totales de México de las exportaciones de petróleo apenas cubría los intereses de su deuda externa. El gobierno de Portillo anunció que México no podría cumplir con sus obligaciones de deuda.

Un memorando confidencial del Departamento de Estado de EE.UU. se filtró luego a la New York Times reveló las esperanzas del gobierno de Reagan de que "México" puede vender más gas y petróleo para nosotros a mejores precios. "México" con el viento de las velas "podría estar más dispuestos a aliviar las restricciones a las inversiones extranjeras ... y "ser menos aventurero en su política exterior". "El presidente Portillo respondió a la crisis financiera por la nacionalización de los bancos. También se negoció un acuerdo humillante para vender petróleo a los Estados Unidos para su reserva estratégica de petróleo de 4 dólares por barril menos que el precio mundial.

Después de luchar por otros cuatro años, el gobierno mexicano reveló en junio de 1986 que estaba considerando una moratoria en los pagos de la deuda. , Paul Volcker de los EE.UU. del Banco de la Reserva Federal bajó la Ciudad de México para advertir a sus colegas de allí en contra de que esa medida erupción. El presidente Miguel de la Madrid dio marcha atrás a su amenaza. En su lugar, nombró a un nuevo ministro de Hacienda, Carlos Salinas de Gortari, quién era más afín a los intereses de EE.UU.. México, posteriormente aflojado sus restricciones a la inversión extranjera y se unió al GATT.

Mientras tanto, el Secretario del Tesoro de EE.UU., James Baker, dio a conocer un nuevo programa para hacer frente a deb Tercer Mundo, que pidió que los bancos comerciales privados para hacer nuevos préstamos a los países deudores a cambio de aceptar "programas de ajuste estructural (PAE). Estos programas de ajuste estructural dio a los bancos un control sin precedentes sobre las políticas económicas de las naciones. En concreto, alentaron a los países deudores a privatizar las empresas estatales, devaluar las monedas, los salarios de control, y liberalizar el comercio. Incluso esto no logró atraer nuevos fondos de los bancos por lo que un posterior Secretario del Tesoro, Nicholas Brady, se acercó con otro plan que ofrece alivio de la deuda menor a cambio de garantías garantizar los préstamos restantes. Los programas de ajuste estructural se continuaron.

México, en todo caso, había doblado la esquina. No habría más hablar de incumplimiento, o moratorias de la deuda, sino sólo la plena cooperación de corazón con los bancos. Lo que fuera, México saldría el dinero para pagar su deuda externa. El consumo interno tendría que ser restringido, y las exportaciones presionado. Tendría que ser una inversión, en otras palabras, de la política anterior de México de desarrollo hacia adentro con el objetivo de mejorar el nivel de vida de los mexicanos.


La presión financiera sobre el pueblo mexicano

El presidente Miguel de la Madrid y su joven protegido, Carlos Salinas de Gortari, quien lo sucedió como presidente, fueron los arquitectos del nuevo enfoque. Su tarea inmediata era reducir los gastos gubernamentales y reducir la inflación bajo control. A la larga, se espera atraer suficiente capital extranjero a México que la economía mexicana crecería más rápidamente que los pagos de la deuda y eventualmente el nivel de vida mejorará.

El abandono del viejo enfoque, prosiguieron su lugar lo que es un informe del Banco Mundial en 1985, calificó de "rápido y de gran alcance de la liberalización del régimen comercial, destinados a ampliar los bienes transables (exportaciones-KM) del sector." Nivel promedio de aranceles sobre las mercancías importadas se han reducido del 28,5% al 11% entre 1985 y 1988. El sistema de precios de referencia, que establece precios mínimos para las importaciones, se eliminó en 1988. El número de productos que requieren licencias de importación se redujo de 92,2% del total en 1985 a 23,2% en 1988. Un programa agresivo de reducción de la privatización de propiedad estatal de las empresas y relajado las restricciones a la inversión extranjera. Entre 1982 y 1989, el 80% de 773 empresas de propiedad del gobierno fueron vendidos a inversores privados, principalmente extranjeros. Entre ellas figuran la empresa de telefonía, bancos, líneas aéreas, minas, fábricas de acero, plantas empacadoras de alimentos, y las carreteras. Los banqueros internacionales y los ejecutivos de negocios encantó.

Estos movimientos de abrir a México a la inversión extranjera y el comercio fueron acompañados por un régimen agotador de apretarse el cinturón interno. Para luchar contra la inflación, el gobierno controla los salarios y reducir el gasto público al mismo tiempo a otros precios en aumento. El "Pacto de Solidaridad", que el gobierno impuso a los trabajadores en diciembre de 1987, hizo finalmente reducir la inflación. Aun así, los salarios reales de los trabajadores mexicanos se redujo en más del 60% entre 1982 y 1989. El salario promedio de producción por hora se redujo de un máximo de 3,81 dólares en 1981 a 1,57 dólares en 1987, en términos de dólares de los EE.UU.. En las maquiladoras, salarios del sector manufacturero fueron sustancialmente menores que - entre $ .55 y $ .60 por hora.

Otro elemento de la política de lucha contra la inflación fue reducir el gasto público para programas sociales. El gasto real de los programas en las áreas de educación y cuidado de la salud se redujo en más del 50% entre 1982 y 1990, como la necesidad de que ellos han aumentado. Mientras tanto, el porcentaje de gasto público destinado a las zonas rurales, donde la pobreza es peor, se redujo del 19% al 5%. El sistema de la agricultura comunal se rompió debido a la falta de créditos del gobierno, y gran parte de la tierra fue alquilada a los intereses privados. Como resultado, la producción de maíz en México, proporcionando un elemento básico de la dieta mexicana, se redujo de 14,6 millones de toneladas en 1981 a 11.6 millones de toneladas en 1987. México tuvo que importar el 41% de los granos de su pueblo consume.

Las Salinas creó un nuevo programa llamado Pronasol para coordinar los esfuerzos del gobierno para tratar los casos de pobreza extrema. Sin embargo, su presupuesto anual de 2,8 billones de pesos sólo representan el 0,12% del presupuesto federal de México.

En 1986, como programa de austeridad del gobierno de México entró en vigor, dos artículos de primera plana en el Wall Street Journal informó de que los recortes presupuestarios parecía ser dirigidas de manera que podría causar un daño duradero a México y su gente. Un artículo llamado a este enfoque "el tipo equivocado de austeridad", y agregó que "los gobiernos en general han sido renuentes a manejar políticos hots patatas ... (pero) ... han reducido el gasto de capital para proyectos de desarrollo a los huesos y recortar los gastos de mantenimiento. El resultado: de transporte existentes en América Latina y otras instalaciones se caen a pedazos, y los nuevos proyectos de desarrollo se encuentran sin terminar o sin construir. "Por ejemplo, una nueva carretera de Altamira a Tampico, excavado en 1981, se había convertido en un lecho de flores silvestres dan años más tarde.

El otro artículo hablaba de el intenso sufrimiento humano que acompañó a los recortes en programas sociales. A "los expertos que trabajan en América Latina", dice el artículo, "el plomo evidencia empírica a una conclusión inevitable: toda una región está siendo empujado hacia atrás, de modo que lo que antes era la muchacha media ahora se hunde hacia la pobreza, y lo que fue la más pobre clase ahora vive mano a la boca. "La pobreza extrema es la producción de" desnutrición severa "en los niños. Retraso mental Muchos murieron o se haya incurrido.

En cambio, el artículo también se describe una reunión entre Richard Webb, ex presidente del Banco Central de Perú, y los acreedores en Nueva York, donde "un banquero comenzó a exponer en sus sentimientos cálidos para el Perú y en el" costo humano "de su situación. El Sr. Webb pensó que estaba hablando de hambre peruanos. Entonces se dio cuenta, para su horror, que el hombre se refería a la presión sobre los banqueros como él.


El trabajo organizado reacciona y actúa sobre

En México, los millones de trabajadores pertenecen a sindicatos controlados por el Estado están obligados a pertenecer a PR, el partido gobernante, como condición de empleo. Que contribuyan financieramente a la parte a través de un sistema de cuotas de Checkoff. A raíz de la estructura creada por Lázaro Cárdenas en la década de 1930, el PRI cuenta con una sección de trabajo conocido como el Congreso del Trabajo ". Este órgano se compone de varias grandes confederaciones de que la Confederación de Trabajadores Mexicanos (CTM) es la mayor y más importante ...

El funcionario de la mano de obra más poderosos de México es Fidel Velázquez, secretario general de la CTM, que ha estado en su puesto actual desde 1940. Con gafas de sol y pelo engominado, Velázquez ha sido llamado "el Al Capone de las relaciones laborales de México". Una frase que utiliza con mayor frecuencia en México es "El Charro", o "el vaquero". Originalmente este término se refiere a Jesús Díaz de León, dirigente del sindicato colorido vestido que fue comprado por el gobierno en la huelga de 1948 del ferrocarril. El "El Charro" tipo de dirigente sindical de la corrupción burocrática se mezcla con la violencia. En el curso de esas actividades, que cumple una función útil para los líderes de negocios extranjeros a los que el presidente Salinas tiene tan asiduamente cortejada.

Nicholas Scheele, director general de Ford de México. resumió la situación con estas palabras: "Es muy fácil de mirar esto en términos simplistas y decir esto está mal. Pero, ¿hay algún otro país del mundo donde la clase obrera ... recibió un impacto en su poder de compra de más de 50% en un período de ocho años y no tenía una revolución social? "------
Mano de obra, naturalmente, comenzaron a inquietarse en esas condiciones. Después de todo, los trabajadores mexicanos tienen un derecho constitucionalmente protegido de sindicación y de huelga, que incluso el presidente Salinas le resultaría difícil de negar. El reto se cumplió con audacia y violencia:

Cuando la empresa de los trabajadores en las minas de cobre de Cananea en México decidió Norther de huelga por mejores salarios en agosto de 1989, la empresa estatal declaró en bancarrota. En la misma mañana, entre 3.000 y 5.000 soldados del ejército mexicano se apoderó de la minas y los mineros de presentación de informes se volvió a trabajar. El gobierno procedió a poner fin a todos los empleados, ofreciendo indemnización mínima. Sólo después de que los trabajadores bloquearon carreteras y oficinas gubernamentales ocupadas en la ciudad de Cananea, el sindicato fue capaz de volver a negociar la rescisión de la decisión de quiebra y restablecer la mayoría de los trabajos de los trabajadores.

La huelga de 1990 en la Cervecería Modelo en la ciudad de México que participan la negativa de la Unión Nacional para que los trabajadores eligen a sus dirigentes locales propios y la negativa del gobierno a reconocer su derecho a la huelga. Secretario General de la CTM, Fidel Velázquez, ofendido por la eliminación de un compinche, abolió el sindicato local, ha creado una nueva y agresiva de contratación para la sustitución de trabajadores cerveceros en huelga. Un juez hizo la Unión una fianza de mil millones de pesos para cubrir los posibles daños a la propiedad de la empresa. Armadas y la policía antidisturbios atacaron a los bomberos piquetes fuera de la fábrica de cerveza en la mañana del 17 de marzo de 1990, y llevó a los huelguistas a un lugar lejano en el que fueron dejados a un lado de la carretera. Al final, la Unión persistentes guardan todos los puestos de trabajo, sino 100.

El propio presidente Salinas pudo haber tenido un resentimiento contra el jefe nacional de la Unión de Trabajadores del Petróleo, Joaquín Hernández Galicia, que había apoyado a (Cuauhtémoc) Cárdenas en las elecciones de 1988. El 10 de enero de 1989, agentes de policía y unidades del ejército atacaron la casa del líder sindical en Ciudad Madero, utilizando una bazuca a brillar frente a la puerta de la casa. Hernández fue arrestado y acusado de homicidio en la muerte de uno de los oficiales de ataque. Más tarde, el rechazo de la elección de los dirigentes sindicales locales, el gobierno organizó la elección de un nuevo presidente de la unión nacional. Este funcionario, de acuerdo a las concesiones de contrato significativo y no planteó ninguna objeción a la venta el gobierno de las filiales de Pemex a los inversionistas extranjeros.

Cuando los trabajadores de la Compañía de Caucho Tornel petición para cambiar su afiliación sindical de CTM a la CROC, la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, pospuso la fecha de la elección de cinco veces en un año. El 3 de mayo de 1990, cinco trabajadores de Tornel como principal dirigente del sindicato fueron secuestrados a punta de pistola, golpeados y luego liberados. Cuando la elección de certificación se celebró finalmente en agosto de 1990, los trabajadores que llegan a las urnas fueron atacados y golpeados por un grupo de 200 hombres vestidos con camisetas de marca comunitaria, acompañado y agentes de la policía local y el alcalde. MC ganó las elecciones posteriores, en noviembre, porque los trabajadores, por temor a la violencia, lo boicotearon. Mientras tanto, la empresa despidió a 650 de los 1.200 trabajadores de la planta y los reemplazó con los reclutas de marca comunitaria.

En 1987, Ford de México despidió a todos los 3.400 trabajadores en su planta de ensamblaje de Cuautitlán, cerca de Ciudad de México, puso fin al contrato de trabajo, y luego recontratados mayo de los trabajadores con salarios muy reducidos. Cuando los trabajadores eligieron a su comité de negociación propia, Ford despidió a sus miembros. Los trabajadores organizaron un paro en la planta en diciembre de 1989 para protestar contra la reducción del importe de la prima de Navidad y para exigir que se sustituye representante local CTM.

En la mañana del 8 de enero de 1990, los trabajadores fueron atacados dentro de la planta por un grupo de matones contratados por la marca comunitaria. Nueve trabajadores resultaron heridos por disparos, uno fatalmente Docenas fueron golpeados con palos. Enfurecido los trabajadores ocuparon la planta de Cuautitlán, durante dos semanas hasta que la policía los expulsó. Ford dispararon 700 de esos trabajadores y de la CTM encontrar reemplazos.

Cuando un sindicato rival, COR, presentó una petición del derecho al contrato de Ford, a petición de los trabajadores, la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje falló en varias ocasiones para actuar en la petición. Un tribunal ordenó a las elecciones se celebraron finalmente el 3 de junio de 1991. Esta elección, que ganó por escaso margen a la CTM, se caracterizó por la intimidación y el fraude. Los trabajadores que habían votado "mal" en la elección fueron obligados a firmar un juramento de lealtad, como condición de continuidad de empleo.

Uno puede tener la impresión de que este sindicato de trabajadores de México se encuentran entre su gente menos afortunada. De hecho, son relativamente ricos. Los sindicatos son una reliquia de los días en que la política económica mexicana fue dirigido hacia el logro de la prosperidad nacional. Con el aumento de la deuda se produjo un cambio en las prioridades. Las condiciones del FMI para extender crédito instó además a México a devaluar el peso y el control de los aumentos salariales de manera que los productos mexicanos podrían ser más competitivas. Salarios y beneficios de la Unión, lo que refleja el fruto de las luchas laborales en los últimos años, representa un tipo de privilegio que había que reducir el tamaño: por lo tanto, la ola de privatizaciones, despidos masivos, y despidos o ajustes de los contratos de trabajo.


El sistema de las maquiladoras de la producción

Una influencia importante en esa dirección ha sido el programa de maquiladoras concentran lo largo de la orden de México. Originalmente destinados a absorber el retorno de trabajadores braceros, este programa ha crecido hasta convertirse en una red de instalaciones en las cuales las empresas extranjeras - 90% de ellas de propiedad estadounidense - puedan producir bienes para la exportación en un entorno de mano de obra barata, impuestos bajos y los impuestos, y la falta de los requisitos reglamentarios. Ha habido una virtual explosión en el número de maquiladoras y de los trabajadores empleados en estas plantas. De 3.000 trabajadores en 1965, primer año de funcionamiento, el número de personas, incluyendo a los empleados administrativos que trabajan en las instalaciones de las maquiladoras ha aumentado a 459.837 en 1990.

Muchas grandes corporaciones de EE.UU. participan en este programa, incluyendo General Motors, Ford, Chrysler, Zenith, General Electric, AC Nielsen, y Kimberly-Clark. las ciudades fronterizas de México y las ciudades en las que se encuentran estas plantas han crecido rápidamente. La población combinada de Juárez, Mexicali y Tijuana, por ejemplo, han multiplicado por cinco desde 1960.

Una creencia común es que, cuando un empleador del Primer Mundo se abre fábricas en un país en desarrollo, que atrae mano de obra, ofreciendo salarios superiores y los beneficios. En el caso de las plantas maquiladoras, sin embargo, sus salarios son por lo general prevalecen por debajo de los salarios que se pagan en otras partes de la industria mexicana. Según algunas estimaciones, el salario promedio de un trabajador sindicalizado de la economía doméstica de México en un nivel tres a cuatro veces más altos que los salarios pagados en las maquiladoras. Según el New York Times, un salario de partida típico para un trabajador de las maquiladoras es 82.000 pesos, o 27 dólares, para un 49-horas a la semana, que un promedio de $ .55 por hora. Un trabajador con más experiencia pueden ganar 140.000 pesos, o 47 dólares por semana, y también reciben un almuerzo subsidiado.

Las maquilas muestran una menor tasa de sindicalización que en la industria mexicana en su conjunto Q. Los que están en el este, al sur de la frontera de Texas, tienden a ser más que los sindicalizados en el oeste. Algunas plantas están cubiertas por "contratos de protección" - llamada así porque protegen a los empleadores de los intentos de organizar sindicatos y otros - que fijan los salarios y prestaciones a un nivel por debajo de los requisitos de la Ley Federal del Trabajo. Algunos trabajadores en las plantas maquiladoras simplemente no son conscientes de estar cubiertos por un contrato sindical. La Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, a menudo se niega a registrar independientes o de sindicatos democráticos, prefiriendo el establecido, "charro" de tipo.

 

Las condiciones dentro de las plantas

Las condiciones de trabajo son tales que la rotación de empleados en algunas instalaciones de las maquiladoras sea superior a 180% por año. las condiciones pueden variar, por supuesto. Alan Brown, que recorrió varias plantas en Ciudad Juárez, volvió a casa para informar a su periódico local: "Vi a las fábricas muy limpio, con brillantes cafeterías que ofrecen subvenciones, comidas prácticamente libre a los trabajadores. Vi libre en planta de servicios médicos ... En todas partes, vi un plano de trabajo entusiasta y feliz. "Jack Hedrick, un funcionario de la UAW de Kansas City, tienen de haber visto a las mujeres trabajadoras en las fábricas, que llevaba zapatos de tacón alto y costosos vestidos buscando: al parecer esto fue parte de la empresa de código de vestir.

Aunque no hay que descartar la posibilidad de agradables condiciones de trabajo dentro de algunas plantas, otros informes hablan de incremento de velocidad de producción, el trabajo largo y tedioso, con poca ventilación o recalentado áreas de trabajo y riesgos de seguridad. Jorge Carrillo y Alberto Hernández, han descrito el trabajo en las maquilas en Ciudad Juárez algunos como "monótono y repetitivo. Una trabajadora en la industria electrónica, por ejemplo, en un día ha de soldadura de 2.000 piezas de un tamaño de lo que es apenas visible. La intensidad del trabajo tiene que ser duro y constante para alcanzar las metas de producción establecidas, que generalmente se basan en los estándares de producción de los más rápidos de los trabajadores. "La mayoría de los empleados que trabajan más de la norma de nueve horas al día, incluyendo la mayor parte las horas extraordinarias y algunos turnos dobles.

Un artículo en el Wall Street Journal reconoce las malas condiciones de trabajo que existen en las plantas maquiladoras muchos. Se informa: "Maquilas general, no son de la Unión, establecer cuotas de producción a los niveles por lo menos 10% superiores a los de las fábricas similares al norte de la frontera, y conceder poca o ninguna remuneración adicional por antigüedad ... (S) maquilas ome parecen más que las fábricas maquiladoras. Carecen de ventilación, y los trabajadores pueden pasar desde el calor y el humo. Las demandas de producción puede poner en riesgo; Edwviges Ramos Hernández, un maestro en Juárez, trabajó en una fábrica, donde en un año, tres trabajadores tenían dedos cortada. Las máquinas, dice, se fijaron en un ritmo enloquecedor. "

" En Tijuana, Zenaida Ochoa ... cose prendas de vestir durante nueve horas seguidas en un recinto con techo de hojalata que arde en el calor del verano. Ella gana $ 60 por semana, que es superior a la mayoría -, sino un pollo cuesta una décima parte de eso. Ella está plagado de dolor de espalda de encorvarse sobre la máquina de coser todo el día, y dice: "Mis ojos quema de mirar fijamente a la aguja." Un compañero de trabajo, que se relaciona, trató de organizar un sindicato para obtener mejores salarios y condiciones de trabajo - incluidos el papel higiénico en el baño, y fue despedido. "

Una característica notable del empleo en las maquilas es la prevalencia de las trabajadoras, según algunos gerentes de planta para tener "más paciencia y destreza manual" que los trabajadores varones. Hoy en día alrededor de dos tercios de estos trabajadores son mujeres - por debajo del 87% en el período comprendido entre 1974 y 1982.

La situación de trabajo que emplean en su mayoría mujeres y hacer que los hombres económicamente redundantes ha causado algunos problemas sociales en México con las familias sin padre y la delincuencia. Por otra parte, las trabajadoras se informa que las víctimas más frecuentes de acoso sexual por supervisores varones. Hay, al parecer, "las partes violación viernes por la noche" y salidas de fin de semana la participación de "uso de las mujeres trabajadoras por los supervisores y directores de ... (que) ... crea divisiones entre los trabajadores de las propias mujeres, ya que determinar quién salía con quién y quién no lo haría. "Un canadiense, Deborah Bourque, informa que" las mujeres frente a las rutinas de despido por quedarse embarazada. En algunas mujeres, las fábricas están obligadas a demostrar a los médicos del personal que están menstruando.


La miseria y la degradación ambiental de la Comunidad

Fuera de las plantas maquiladoras, hay abundante evidencia de que tanto la naturaleza y la humanidad está sufriendo. Un artículo del Wall Street Journal describió la región fronteriza entre México y los Estados Unidos como "un sumidero de las condiciones de vida pésimas y la degradación del medio ambiente. Un enorme, la migración constante de personas que buscan trabajo se ha limitado a la ya abrumada infraestructura inestable. Las villas miseria de primavera durante la noche alrededor de las ciudades fronterizas, donde hay poco o ningún espacio vital que queda, algunos de los 400.000 trabajadores de las maquiladoras pagan más de un tercio de sus ingresos mensuales para compartir una cama en una habitación ocupada por otros seis. "

En Nogales, hubo siete personas por cada habitación disponible. Algunos trabajadores y sus familias primitivas chozas construidas de cartón o bloques de cemento. Algunos durmieron a la intemperie, acurrucados unos contra otros para darse calor. La casa de scrounged menos trabajadores para la construcción y otros materiales de la basura de las maquilas. Una familia se mantiene el suministro de agua en un 55-galón el tambor con una advertencia en la etiqueta de colores brillantes que su contenido se ex solventes cuyos vapores se fluorocarbono mortal si se inhala.

Las comunidades de las maquiladoras no podía proporcionar los servicios públicos para estas personas, porque, paradójicamente, carecían de una base imponible. Cuando el gobierno mexicano en 1988, propuso aplicar un impuesto del 2% sobre los salarios de las maquiladoras a pagar por mejoras en la infraestructura, los propietarios de la fábrica mató a la idea. "Algunos dicen que están en México para obtener beneficios y que la infraestructura es el problema de México, no la de ellos", dijo el Wall Street Journal explicó. Los funcionarios de los gobiernos locales tenían miedo de que si empujó al tema de los impuestos, los empresarios extranjeros que empacar y marcharse.


Negociación del NAFTA

El siguiente paso lógico era extender el modelo de las maquiladoras de bajos salarios y la regulación inexistente a un área mucho más amplia. Consultores de gestión estaban ocupados hablando de las ventajas de la producción de las maquiladoras en ciudades de todo el Canadá y los Estados Unidos. Algunos estaban reclamando, por ejemplo, que cada trabajo manufacturero pasó de los Estados Unidos a una fábrica maquiladora en México ahorra el empresario unos 30.000 dólares al año, incluidos los beneficios. Además, un folleto en un seminario de promoción de dicha reubicación señaló que "los operadores de las plantas maquiladoras no tienen que tener un seguro caro para cubrir a los trabajadores contra los riesgos vinculados al trabajo.

Debido a las condiciones de vida congestionado y los daños ecológicos causados a la región fronteriza de México limita el crecimiento industrial futuro en este ámbito, México cambió sus leyes para permitir a las maquiladoras a operar más en el interior del país. Sin embargo, algunos empleadores EE.UU. se sentía más seguro cerca de los Estados Unidos. Un acuerdo de libre comercio con México aliviaría las preocupaciones. No sólo México abrir su país a la producción libre de impuestos, pero estaría de acuerdo en varias otras condiciones que los funcionarios de negocios comodidad. Libre del gobierno mexicano de un programa de comercio para convencer a los negocios internacionales de que cualquier inversión en México son totalmente seguros.

Hubo un precedente en el acuerdo de libre comercio que el gobierno de Reagan celebrados con Canadá en 1988. Al igual que la unificación de las naciones de Europa occidental en la Unión Económica Europea, el acuerdo de libre comercio que Estados Unidos negoció con Canadá y posteriormente con México contempla la eliminación total de aranceles y otras barreras comerciales para los productos comercializados internamente entre los Estados miembros. A diferencia de él, los acuerdos de América del Norte no implica una moneda común o un programa armonizado de aranceles con respecto a los socios comerciales externos. Tampoco estos acuerdos en América del Norte contiene una "carta social" como la de las naciones de la Comunidad Europea, con el derecho a un salario adecuado, el derecho a la formación en el empleo, y el derecho a la salud y la protección de la seguridad en el lugar de trabajo. Dicha carta se oponen a la producción de bienes de acuerdo con el modelo de las maquiladoras.

Durante la década de 1980, los gobiernos conservadores llegaron al poder en los tres países de América del Norte, en sustitución de los regímenes más liberales. Ronald Reagan sustituye Jimmy Carter como Presidente de los Estados Unidos. Brian Mulroney sustituyó a Pierre Elliott Trudeau, primer ministro de Canadá. Miguel de la Madrid y Carlos Salinas de Gortari sustituye López Portillo en México. Los cambios económicos acompañados de los cambios en las administraciones políticas. Los nuevos líderes eran mucho más dispuestos a adaptarse a las agendas corporativas y financieras con respecto al libre comercio. El primer fruto de esta nueva política fue el 1988 Estados Unidos-Canadá Acuerdo de Libre Comercio que el presidente Reagan describió como "uno de los acuerdos más globales sobre el comercio se ha negociado entre las dos naciones. Se prevé la eliminación de todas las tarifas, reduce muchas barreras no arancelarias, liberaliza las prácticas de inversión, y abarca el comercio de servicios ".

Este acuerdo con México tendría que esperar hasta que los protegidos de los presidentes estadounidenses y mexicanos sí llegó al poder en la década de 1980. Vicepresidente de Reagan, George H.W. George W. Bush, fue elegido Presidente en 1988. También ese año, Carlos Salinas de Gortari ganó la elección presidencial en México por un 50,1 por ciento al descubierto de los votos sobre el candidato del PRD, Cuauhtémoc Cárdenas, gracias a la computadora "fallo" y la sospecha de fraude electoral. La impopularidad de libre comercio en Canadá y los otros dos países no impidió que los presidentes electos de empujar para este cambio. Para el público estadounidense, el presidente Salinas enmarcado la cuestión del libre comercio en términos de una elección que los estadounidenses tendrían que hacer entre la importación de productos mexicanos o de los mexicanos. Sin libre comercio, sugirió a un grupo de editores de periódicos EE.UU., la gente sería la migración de México a Estados Unidos "no por los cientos o miles, sino por millones." Sin embargo, el tema de la inmigración mexicana se mantuvo fuera de los límites en el comercio negociaciones.

Cuando el Presidente Bush y Salinas anunció su intención de aplicar un acuerdo de libre comercio en septiembre de 1990, se propuso una agenda para las conversaciones bilaterales. Como se indica en un informe de la Comisión de Comercio Internacional de EE.UU. al Congreso en febrero de 1991, este programa fue el siguiente:

la plena, la eliminación gradual de los aranceles de importación,
la eliminación o reducción posible de las barreras comerciales no arancelarias tales como cuotas de importación, licencias y barreras técnicas al comercio,
el establecimiento de una protección clara y vinculante de los derechos de propiedad intelectual,
los procedimientos de solución justa y rápida de controversias, y
los medios para mejorar el flujo de bienes, servicios e inversiones entre los EE.UU. y México.

Desde este marco, las dos naciones negociaron para alcanzar un acuerdo que satisfaga sus preocupaciones particulares. Los Estados Unidos querían estrictas reglas de origen para garantizar que sus rivales comerciales en Asia y Europa no usan a México como una plataforma para bombardear el mercado de EE.UU.. Quería adecuada "la protección legal de patentes de EE.UU. y la tecnología", la eliminación de las restricciones constitucionales de México sobre la inversión extranjera, y, lo más importante, el acceso de los inversores estadounidenses a la industria petrolera subcapitalizados de México. México, a su vez, quería que los Estados Unidos para eliminar las cuotas de importación de textiles y acero, y para abrir mercados de los EE.UU. a las frutas y hortalizas procedentes de México que actualmente prohibida.

Cuando España entró en las negociaciones comerciales en febrero de 1991, las conversaciones se convirtió en trilateral. Canadá quiso presionar a sus socios comerciales en un mayor acceso de los bancos canadienses a EE.UU. y México. Los canadienses se busca "un mejor acceso al mercado de adquisiciones del gobierno de EE.UU.", incluyendo la eliminación de las barreras discriminatorias ", tales como" Buy American "disposiciones y la retirada de tierras a favor de los productores de EE.UU.. Los Estados Unidos querían Canadá a derogar sus leyes a favor de Canadá "industrias culturales". Desea también que Canadá a derogar sus "leyes de concesión de licencias obligatorias", según el cual "una copia genérica de un medicamento patentado puede ser importados y vendidos en Canadá después de que el medicamento ha estado en el mercado canadiense durante diez años. Los Estados Unidos también quiere "incremento del 60% del 50% el requisito de contenido de América del Norte para automóviles y camiones nuevos que se comercializan libres de impuestos." ------
Como las negociaciones comerciales progresado a través de la reunión celebrada en Seattle, se hizo claro que el acuerdo no estará listo a finales de 1991 como originalmente se esperaba. El nuevo objetivo era concluir la aprobación del Congreso de EE.UU. del TLC antes de las elecciones de noviembre de 1992. Sólo en el área de selección de los productos básicos para las reducciones arancelarias recíprocas tenido el tri-negociadores nacionales logrado el consenso necesario para un acuerdo.

Las exportaciones de maíz convertido en un obstáculo principal en las conversaciones de comercio se trasladó a diciembre. Los productores de maíz de EE.UU. presiona por un mayor acceso al mercado mexicano protegidas. El gobierno mexicano fue fomentar el 2,3 cultivadores corona mexicana a diversificarse en otros cultivos más rentables. Parte de su estrategia consistía en la privatización de las formas comunales El problema era que cualquier reestructuración de la agricultura como traería el desplazamiento masivo de personas que trabajan en las granjas.

El Wall Street Journal informó: "EE.UU. los negociadores están en los cuernos de un dilema. Si obligar a México a abrir sus fronteras más amplio a rebosar silos de maíz EE.UU., que podría desencadenar una nueva oleada de trabajadores agrícolas mexicanos en los EE.UU., el problema de que el pacto de libre comercio está destinado a ayudar a resolver. "Estudios realizados por el Dr. . Hinojosa Ojeda, de UCLA estima que alrededor de 850.000 cabezas de familia dejaría a las mexicanas si los subsidios del maíz cayeron. Más de 600.000 de este grupo se podría esperar que la cabeza de los Estados Unidos.


Aprobación del NAFTA

La batalla política sobre la adopción del Tratado de Libre Comercio de Norteamérica Acuerdo despertado el interés y el debate público en los Estados Unidos como ningún otro comercio propuesta relacionada tenido en muchos años. "Nunca hemos tenido un problema con el comercio que ha sido tan caliente", dijo Harry Freeman, un grupo de presión empresariales. Public Citizen se opusieron al TLC, ya que se debilitaría los plaguicidas y los reglamentos de salud de la Coalición de Trabajo de Menores se opone a la potencialmente aumentar la explotación de los niños mexicanos. La AFL-CIO está preocupado por la posible pérdida de empleos en EE.UU. a mano de obra barata. Greenpeace y la Federación Nacional de Vida Silvestre criticó la degradación del medio ambiente con experiencia en la región fronteriza de las maquiladoras. En marzo de 1991, el representante Dan Rostenkowski advirtió una reunión de líderes empresariales que grupos como estos se movilizan contra el TLC. "Si quieres ganar esta cosa, mover el culo", exclamó.

Moverlo lo hicieron. The Wall Street Journal informó de que "Estados Unidos de las empresas (ha) reunió a un lobby virtual Who's Who, incluidos los jefes corporativos de American Express, Procter & Gamble, y muchas empresas de primer orden. El negocio de las fuerzas de establecer una exhaustiva agenda de reuniones con los legisladores. En una muestra de apoyo de ambos partidos, una delegación empresarial encabezada por dos ex representantes del comercio de EE.UU., el demócrata Robert Strauss, y el republicano William Brock, se reunió con el presidente Bush. México, que no había empleado anteriormente cabilderos de Washington, de repente cambió la política y de forma masiva. Se contrató a un "Equipo A" de abogados de Washington y los grupos de presión para apoyar el pacto de libre comercio.

El esfuerzo político estaba dirigida a persuadir al Congreso para ampliar la "autoridad de vía rápida" para el Presidente para negociar acuerdos comerciales en nombre del país. Después de que se negocian, el Congreso está prohibido ofrecer enmiendas al acuerdo, sino que debe votar todo el paquete arriba o hacia abajo. El 23 de mayo de 1991, la Cámara de Representantes de EE.UU. derrotó a la impugnación de autoridad de vía rápida por un 231-T0-192 votos. El Senado aprobó la vía rápida por un 59-a-36 en la votación al día siguiente. Uno de los obstáculos que han sido aprobadas. Por otra parte, la votación de la Cámara aprueba presidenciales autoridad de vía rápida fue seguida de una votación sobre una resolución no vinculante propuesto por el representante Richard Gephardt que la aprobación condicionada de la vía rápida para el Presidente de la altura de sus compromisos con respecto a la mano de obra, medio ambiente, y las normas de salud. Esta resolución fue aprobada por 329-a-85 votos.

La aprobación final del TLC se complicó por la elecciones presidenciales de 1992 que reunió a un demócrata, Bill Clinton, en la Casa Blanca. Durante la campaña, Clinton anunció que su apoyo del TLCAN fue condicionado a la negociación de "acuerdos paralelos", que México para proteger el trabajo y el medio ambiente. Como el Presidente, los brazos retorcidos Clinton en el Congreso para aprobar el TLC como un paquete y lo consiguió.

Detrás de las escenas, la historia de la aprobación del TLCAN se narra en el libro de Rick MacArthur, editor de la revista Harper's, que se titula "La venta de Libre Comercio: NAFTA, Washington, y la subversión de la democracia estadounidense." Mac Arthur dijo Bill Moyers, que la "campaña del TLC de los años 90 ... (fue) .. un intento de la dirigencia demócrata - en ese momento, Bill Clinton - para recaudar dinero de Wall Street. Están tratando de competir cara a cara con los republicanos en su propia piscina."

En otras palabras, los donantes de Wall Street estaban dispuestos a contribuir con dinero a candidatos demócratas a la política en una paridad aproximada con los republicanos, mientras los presidentes demócratas apoyó las políticas de libre comercio. En ese entendimiento, el Presidente Clinton estaba dispuesta a darles una victoria. Los vínculos históricos del Partido Demócrata con los trabajadores organizados significaba menos en una crisis política que la perspectiva de un flujo abundante de fondos en las campañas electorales futuros.

Nota: Este relato es una adaptación del libro de William McGaughey, "Un México-Estados Unidos-Canadá, Acuerdo de Libre Comercio: ¿Nos dicen que no?", Publicado en 1992. Gran parte del material, a su vez, se basa en información de un manuscrito no publicado entonces por Daniel La Botz, titulado "Un Abrazo Estrangulamiento: represión estatal de los Derechos Laborales en México", posteriormente publicado por el International Labor Rights Education and Research Fund en 1992. De Guillermo McGaughey fue también un internacional de derechos humanos de observador en las elecciones sindicales celebradas en la planta de Ford Cuautitlán, cerca de la Ciudad de México en junio de 1991.

 de nuevo a: la página principal      de nuevo a: Autor de horas más cortas del trabajo y de la regulación comercial humana

   Haga clic para una traducción de esta paginación en:

Francés - Inglés - Alemán - Portugués - Italiano

Simplificado Chino - Indonesio - Turco - Polaco - Holandés - Ruso



 

Publicaciones 2010 de Thistlerose del COPYRIGHT - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS 
http://wwwgoldparty.org/NAFTAc.html